Televisor FM  Fabricaciones Militares

Televisor “EVITA”
En 1952 en el LABE, Laboratorio de Electrónica dependiente de Fabricaciones Militares, se desarrolló el primer receptor de televisión en Argentina. El prototipo de este receptor fue denominado FM “Evita” y en 1954 al crearse CITEFA (Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas de las Fuerzas Armadas, hoy CITEDEF) se la designó para su producción. En la “Planta Piloto”, se produjeron 5.000 equipos, que fueron instalados por personal técnico del instituto. El primero de ellos fue instalado a pedido del Gral. Perón en la Residencia Presidencial de Olivos.
El desarrollo y la dirección fueron dirigidos por el Ingeniero Hermann Weber. El proceso anterior permitió adquirir la tecnología de TV abriendo el camino para encarar la producción nacional. El ejemplar exhibido en el Ministerio de Defensa, fue donado por Fabricaciones Militares al Ing. Weber, como homenaje a su creador, y luego de su fallecimiento, su esposa lo donó a CITEDEF.
"    
CITEDEF en la Noche de los Museos
    http://citedef2.rssing.com/chan-21837419/latest.php

..................................................................................................................................................................................................................................................................................

..."La construcción y ensamblaje del primer televisor argentino, allá por principios de la década de 1950, fue encomendada por el entonces presidente Juan Domingo Perón a Fabricaciones Militares. De ese televisor -conocido como "Evita"- se fabricaron unas 12 ó 13 mil unidades, a un costo que equivalía a la mitad del precio de esa extraña y novedosa "caja mágica" en los comercios. Una empresa privada llamada Dumont compró entonces la licencia para producirlos masivamente, pero nunca la utilizó, y la inmensa mayoría de los televisores que llegaron a los hogares argentinos cuando esta tecnología recién comenzaba a hacerse conocida provinieron de la importación"....
Por Marcelo Rodríguez          http://razonyfuerza.mforos.com/549925/10245511-situacion-actual-de-la-industria-de-la-defensa-en-argentina/
 

............................................................................................................................................................................................................................................................................

........"Alrededor de 1960 pudimos adquirir nuestro primer televisor. El gobierno militar había dispuesto la producción de una serie de televisores en blanco y negro, que se armaban en el estable­cimiento bonaerense de Fabricaciones Militares (FM). Estos modernos y económicos aparatos estaban destinados exclusivamente a miembros de las Fuerzas Armadas. Nosotros conocíamos a un general, quien gustosamente nos transfirió su orden de compra, ya que había adquirido su propio televisor en el comercio. Mi amigo Santiago (hermano del general) me llevó en su auto hasta el establecimiento de FM donde, tras los usuales trámites y contra pago al contado, nos entregaron el televisor. Se trataba de una caja bastante voluminosa y nos costó ubicarla en el asiento trasero del auto, cuyo acolchado amortiguaría el traqueteo. Para evitar que por una brusca frenada la caja se cayera del asiento, viajé con el brazo estirado desde el asiento delantero sosteniéndola.. Fue un viaje agotador y mi amigo trató de conducir lo más cuidadosamente posible a través de las calles irregulares.
Finalmente llegamos a casa y transportamos a pulso la pesada carga hasta nuestra sala de estar. Todos ayudaron a desempacar el aparato y nos dedicamos a la nada fácil tarea de ubicarlo e instalar la antena. Dado que las válvulas de aquel entonces emitían mucha calor, era recomendable instalar el televisor bastante lejos de la pared. A pesar de nuestra poca experiencia, nos fué posible, entre todos, orientar la antena en el techo y finalmente toda la familia pudo gozar de su primer programa televisivo.
Pero pronto ya no sería solamente la familia. Nuestras hijas ya iban a la escuela y rápidamente se corrió la voz de que pose­íamos un televisor. De modo que todos los sábados por la mañana, cuando se transmitía un programa infantil, teníamos la casa llena de chicos y chicas que se acomodaban sobre la alfombra del living con los ojos fijos en la pantalla. Poco a poco el horario de transmisión se fué alargando y se sumaron nuevoss canales. Además de los noticieros, los programas hogareños, los partidos de fútbol y una que otra película norteamericana, fueron apareciendo también las famosas telenovelas, sucesoras de las radionovelas, tan apreciadas por las amas de casa. De modo que habla programas para toda la familia y la televisión fué llevando el mundo al interior de nuestro hogar.
Lamentablemente, también se presentaron algunos problemas técnicos, que en aquella época no eran fáciles de resolver. En algún momento se produjo lo indeseable: en lo mejor de una transmisión, el aparato dejó de funcionar. Llamé a la fabrica para solicitar ayuda técnica. Me contestaron que "llevara el aparato y que en algunas semanas estaría reparado". El sólo pensar en los problemas del transporte y en los probables costos de la reparación, me hicieron desistir de la idea. Pero la necesidad agudiza el ingenio. Recordé que en una de las revistas norteamericanas que solía leer, "Popular Mechanics" o "Popular Science", habla aparecido un articulo sobre la construcción de un aparato de televisión. La búsqueda dio buenos resultados: encontré la nota, y en la misma se describían exactamente los detalles de un aparato igual al nuestro. Hasta venia incluido un plano con todos los circuitos. Revisé el cha sis de nuestro televisor y noté que una de las lamparas no prendía. Localicé dicha lámpara por su numero en el circuito y salí a comprar una de repuesto en un negocio cercano. No bien reemplacé la lámpara quemada por la nueva, todo volvió a funcionar y pudimos seguir disfrutando de nuestro televisor.
Pero en otra oportunidad, no fué tan fácil. Todo parecía estar en perfecto orden y no pude detectar falla alguna. Desesperado, procuré revisar un lugar que se hallaba oculto por un manojo de cables. A tal efecto utilicé una pequeña vara de madera para levantar dichos cables y, repentinamente volvieron la imagen y el sonido. Pero no bien retiré la varilla, todo volvió a apagarse. De modo que utilicé un corcho para elaborar un suplemento adecuado y lo ubiqué debajo del manojo de cables. Santo remedio! Desde entonces el aparato funcionó sin inconvenientes"....
de Timoneles en televisión : Ernesto Potthoff, Oktober 2006 
                 http://www.navitecnia.de/artikel/037_spa_pott.html

del libro "40 casos difíciles en reparaciones de TV".(pag79). Tulio Pavón. Editorial H.A.S.A. 1965.----

Estado inicial de nuestro ejemplar
 
 

 

  Volviendo a la vida     
Tubo apagado (pero hay alta tensión) Actuando sobre los ajustes(luego de "desclavar" los potenciómetros)y el cambio de un electrolítico. Ajustando la trampa de iones. y varios capacitores de papel (aún sin imágen) Cambiando la 6AL5 aparece la primer imágen.(El barrido vertical muy estable)
     
Cambiando varios capacitores de papel en el sector de barrido horizontal
= imagen duplicada!! 
Cambiando un resistor abierto en la salida de la 6SN7 del horizontal Ajustando el control de ancho (aún queda algo descentrada hacia la derecha)  El canal de sonido esta bien, pero no aparece sintonizado junto con la imágen .Hará falta una realineación completa del sintonizador y la FI. 
Gabinete "decapado"  El bastidor soporte de los chassis   La fuente de alimentación...guau! qué trafo!